Cabello

Qué es malo para el cabello: esto es lo que debes evitar

Si tu cabello tiene mal aspecto aunque haces de todo para cuidarlo, pon atención a lo que debes evitar a toda costa para sanarlo.

Por Itzel Olivares

-
Qué es malo para el cabello: esto es lo que debes evitar

Qué es malo para el cabello: esto es lo que debes evitar (Pexels)

El cabello dañado puede ser el resultado de numerosos factores. En primer lugar, puede deberse a la genética, a la edad o a los hábitos personales que, por desconocimiento, tenemos en nuestra vida y no sabemos que nos perjudica; sin embargo, existen otros que sí podemos controlar y cambiar, como la mala alimentación, estrés, abuso de alcohol o fármacos, entre otros.

Mala alimentación

Es un punto básico a tomar en cuenta cuando hablamos de salud, no sólo del cabello sino de todo nuestro cuerpo. Somos lo que comemos, por lo que una mala alimentación se verá reflejada en cada parte de nosotras. Debemos prestar atención en no consumir comida rápida o comida congelada, ya en su mayoría contienen exceso de azúcares, grasas saturadas y sal.

Las grasas saturadas de la comida rápida son innecesarias, ya que los nutrientes que encontramos en dietas más saludables le dan al pelo los nutrientes que éste necesita, como la vitamina B. Por ello, esta grasa adicional sobra a final de cuentas y no sólo se va al cuero cabelludo, sino que también nos perjudica en otras zonas del cuerpo.

Qué es malo para el cabello: esto es lo que debes evitar. Foto: Pexels

También debemos cuidar que los nutrientes que la comida aporta a nuestro cuerpo estén balanceados, es decir, no excedernos de vitaminas o minerales en ciertos alimentos. Consumir en exceso el mercurio, por ejemplo, que se encuentra en algunos pescados, se asocia con la pérdida de cabello. Otra sustancia perjudicial para nuestro pelo es el edulcorante aspartamo, que se encuentra en bebidas y comidas de dieta.

Químicos

Los tintes y decolorantes dañan demasiado nuestro pelo. Someterlo a cambios drásticos de estos elementos, en especial cuando el cabello ha sido expuesto pocas veces a ellos o aún tenemos una textura y color naturales. Por eso es importante que al realizar cambios sean graduales, como la decoloración, y esperes algunos días o semanas para volver a aplicar otro producto.

Malos hábitos

La falta de descanso, los desórdenes alimenticios y el estrés también generan daños en el pelo y el cuero cabelludo. Además de las descompensaciones energéticas, prolongar el tiempo sin comer trae como consecuencia la falta de nutrientes en nuestra piel y cuero cabelludo. Por otro lado, la caída de cabello y la falta de descanso se asocian al estrés, debido a que nuestro cuerpo necesita recargar pila para continuar con sus procesos vitales.

Qué es malo para el cabello: esto es lo que debes evitar. Foto: Pexels

Otros hábitos que no se recomiendan en el cuidado del pelo son frotarse el cabello para secarlo y cepillarlo cuando está mojado; también resulta dañino hacer peinados apretados, como las trenzas y las colas de caballo, ya que los folículos se debilitan y se genera irritación y enrojecimiento del cuero capilar. Por otro lado, el exceso de tratamientos para reparar el cabello también puede ocasionar que el cuero cabelludo se debilite.

Fármacos

Si bien algunos fármacos tienen un efecto benéfico para nuestro cuerpo, a la larga deterioran la salud de otras partes, como la piel, las uñas y el cabello. Entre los medicamentos que generan daños se encuentran los anticonceptivos, antidepresivos, antibióticos, antiinflamatorios, medicamentos para la hipertensión y el corazón, esteroides, y analgésicos, entre otros.

Poca hidratación y exceso de alcohol

El abuso del alcohol genera una gran deshidratación al ser una bebida diurética. Esto provoca que el cabello luzca opaco, sin fuerza y, en consecuencia, que se caiga. Además, el alcohol disminuye vitaminas y minerales en nuestro cuerpo que ayudan a mantener la piel y el cabello sanos, como el cinc y la vitamina A. Por lo anterior es importante tener a la mano mucha agua al momento de consumir alcohol en grandes cantidades.

Altas temperaturas

Ya sabemos que las planchas de cabello, tenazas y la secadora lo queman y deshidratan el cabello, por lo que propician que el pelo se quiebre más fácilmente. Si no puedes evitar usarlos, es de mucha ayuda compensar el maltrato con cremas reparadoras y productos especiales para reparar el daño. De igual manera cuídate de los rayos del sol intensos, ya que también lo resecan y pueden llegar a decolorarlo y hacerlo quebradizo.

Qué es malo para el cabello: esto es lo que debes evitar. Foto: Pexels

En esta nota

  • cabello
  • cuidado del cabello
  • alimentacion

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Temas de interés e historias especiales para mujeres fuertes.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Cabello