Lifestyle

Cómo limpiar los rincones más difíciles

Existen rincones de la casa que parecen imposibles de limpiar. Por ello, te presentamos estos trucos sencillos y efectivos que te facilitarán la limpieza.

Por Jazmín Nuñez

- 12 de Enero de 2022 - 15:35 hs
Cómo limpiar los rincones más difíciles

Cómo limpiar los rincones más difíciles (pexels.com)

La limpieza de la casa es muy importante, sin embargo, no necesariamente es fácil o placentera. En algunas ocasiones, si no se conocen las técnicas para hacerlo de forma correcta, puede resultar estresante. Por ello, en este artículo te contamos cómo hacer aseo en los rincones más difíciles de limpiar de la casa. Cada vez hay más consciencia sobre la necesidad de limpiar bien las superficies para evitar la proliferación de virus, bacterias y hongos que puedan resultar dañinos para la salud. Un ambiente limpio favorece el bienestar a todo nivel.

Generalmente se tiene una rutina de aseo para limpiar las áreas que se usan con más frecuencia. No obstante, también es importante que de forma periódica se hagan limpiezas en profundidad que alcancen áreas más escondidas y difíciles.

Es algo normal que en todas las viviendas haya ciertas zonas que tiendan a acumular suciedad, pero que resultan difíciles de alcanzar cuando se hace el aseo. Sin embargo, no por ello hay que descuidarlas. Al respecto, te compartiremos algunos trucos que te facilitarán alcanzar esos rincones más difíciles de limpiar.

También puedes leer: Cómo limpiar y guardar tus cosméticos de belleza

En una casa se pueden encontrar múltiples objetos con rejillas. Los más comunes son los radiadores de la calefacción y los de los aires acondicionados. Es importante limpiarlos porque por allí salen corrientes de aire que pueden esparcir la suciedad y, en algunas ocasiones, generar mal olor en la casa. Para quitar la mugre de las rejillas, debes tomar un trapo y humedecerlo con agua y jabón o limpiador. Después, debes envolver con dicho trapo un cuchillo o un palillo que te permita acceder con facilidad a la zona con suciedad.

Cómo limpiar los rincones más difíciles (pexels.com)

Si echas un vistazo debajo de la cama, nos podemos llevar una gran sorpresa, que no siempre resultará agradable. Es una de las zonas en las que más suciedad se acumula. Además, es muy difícil pasar la escoba o la aspiradora por allí. Cuando se tienen muebles de alcoba livianos es fácil moverlos una vez cada tanto para hacer una limpieza a profundidad. Sin embargo, cuando la cama es muy pesada, esta misión resulta casi imposible.

Ahora, si tienes una aspiradora robot, simplemente debes permitirle pasar por debajo de la cama y ella se llevará la mugre. Si no es así, lo mejor que puedes hacer es envolver un trapo húmedo en la escoba y luego pasarla por debajo de la cama, limpiando el piso, no barriéndolo.

¡En verdad te sorprenderás de la cantidad de suciedad que pueden guardar las teclas del computador! Sin embargo, como es una zona delicada, puede resultar peligrosos usar productos sobre ella. Un truco sencillo es voltear el teclado y darle pequeños golpecitos a la parte de atrás. Verás cómo se desprende mucha suciedad. Además, existen escobillas que son fabricadas para limpiar entre las teclas. Sin embargo, si no tienes una de ellas, también puedes usar un papel y doblarlo.

Los marcos (ventanas y puertas) son de los rincones más difíciles de limpiar. Ahí se suele acumular mucha suciedad, pero resulta casi imposible barrerlos o pasarles un trapo. Además, las aspiradoras suelen tener boquillas muy grandes para aspirar estas zonas. Hay un truco creativo para crear boquillas que se ajusten a estas zonas. Solo necesitarás el cartón de un rollo de papel. Con tus manos debes moldear un extremo de acuerdo con el tamaño del espacio que deseas aspirar. Al otro extremo solo debes meterlo por la boquilla común.

En las persianas venecianas acumulan mucho polvo. Sin embargo, resultan difíciles de limpiar porque son delicadas y es tedioso tomar cada una de las lamas para retirarles el polvo. Un excelente truco es tomar unas pinzas de parrilla y envolver un trapo húmedo en cada uno de sus extremos. Después, puedes pasarlas por cada lama, retirando el polvo con rapidez y efectividad.

Pasamos al horno y la campana de la cocina. Como en la cocina se preparan alimentos con grasa, es común que con el tiempo todo vaya acumulando una capa de suciedad pegajosa. Por tratarse de una sustancia oleosa, verás que esa suciedad no se retira bien con agua. Puedes usar un producto quita grasa, jabón de cocina o alcohol para retirar la grasa de la campana. Recuerda que suelen tener filtros removibles que se pueden lavar aparte.

Cuando se trata del horno, por estar en contacto con alimentos, lo mejor es que uses una mezcla natural que incluya bicarbonato, limón y vinagre. Se trata de sustancias con propiedades antibacteriales y desengrasantes.

Para finalizar, los rincones en la ducha. Estos se suelen llenar de jabón, óxido, humedad, cal y hongos con el paso del tiempo. Por ello, es importante ponerles un líquido que ayude a eliminar la suciedad antes de que empiece a adherirse y sea más difícil retirarla. Al igual que con el horno, una excelente receta es usar limón y bicarbonato. Si el espacio es muy pequeño, puedes ayudarte de un hisopo para limpiar.

También puedes leer: Limpia la madera en segundos para que quede brillante

Cómo limpiar los rincones más difíciles (pexels.com)
Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Temas de interés e historias especiales para mujeres fuertes.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Lifestyle

Síguenos