Lifestyle

Consejos para relajar el cuerpo durante la jornada laboral

Si has estado trabajando demasiado tiempo sin parar, te conviene darte un respiro y escuchar a tu cuerpo. Lee a continuación lo que puedes hacer para relajarlo y llegar al final de tu jornada sin estrés y concentrada en tus metas.

Por Itzel Olivares

-

Consejos para relajar el cuerpo durante la jornada laboral (Pexels)

Las malas posturas y el estrés tensan nuestro cuerpo, en ocasiones sin que siquiera nos demos cuenta hasta que aparece el dolor. Si eres de las que pasan muchas horas sentadas en la misma posición, tienes riesgo de padecer lesiones ergonómicas, por lo que te recomendamos hacer una rutina de ejercicios fáciles y rápidos para relajar tu cuerpo después de un par de horas.

Respirar

La respiración, lo sabemos, es una función básica de nuestro cuerpo. Nos mantiene con oxígeno, que es básico para vivir y para hidratarnos. Sin embargo, por muy obvio que parezca, no somos conscientes de nuestra respiración y, al no serlo, lo hacemos mal. Esto puede tener implicaciones negativas, como la imposibilidad de controlar emociones como el estrés.

Siempre obviamos esta actividad vital: damos por hecho que respiramos, pero casi siempre lo hacemos de manera muy rápida e insuficiente, lo que ocasiona que el aire no entre de manera adecuada a nuestros pulmones. Los deportistas, actores y cantantes tienden a desarrollar esta función debido a que sus actividades no pueden llevarse a cabo sin una respiración consciente.

No por nada la respiración es un pilar fundamental que permite llevar a cabo actividades como los deportes, el yoga o la muy sencilla pero efectiva meditación, ya que se asocia a la observación propia y del entorno, la introspección y la concentración; también, al estar presente, estar aquí y ahora y evitar que la mente divague o entre en estados de ansiedad, miedo o depresión. Eso es adquirir consciencia.

Consejos para relajar el cuerpo durante la jornada laboral. Foto: Pexels @VisionPic.net

Por ello, ante cualquier actividad que estés realizando, inicia por contemplar tu respiración: si es agitada o pausada, si es profunda o superficial. Hacer esto te permite darte cuenta del estado de ánimo o de energía en el que te encuentras para llegar al que deseas: si tu energía es baja, puedes subirla aumentando la velocidad a la que respiras ligeramente, o de lo contrario, si estás a punto de sufrir un colapso nervioso, detente a respirar profunda y pausadamente.

Inhala por 5 segundos, mantén el aire en tus pulmones por otros 5 y luego exhala grande, con ruido incluido. Repite al menos tres veces para liberar suficiente tensión.

Estirar

No hay nada mejor para liberar tensión que estirar músculos, pero hay que hacerlo con cuidado de no sobreestirar, para no lastimarnos. Si ya has pasado demasiado tiempo sentada y en una misma posición, levántate y estira todo tu cuerpo hacia arriba, intentando alcanzar el techo, por al menos 10 segundos: inhala levantando brazos y exhala contrayendo tu cuerpo en una posición cerrada. 

Después, pon las manos sobre tu cadera y gírala suavemente hacia la derecha por al menos 10 segundos. Coloca una mano en la cintura y estira el otro brazo, con tu torso incluido, en sentido contrario a manera de que se incline. Repite por lo menos 5 veces en cada dirección. Luego, toma tu brazo derecho y estíralo hacia el lado izquierdo por otros 5 segundos, o bien 10 repeticiones en cada uno; luego haz lo mismo con el brazo contrario.

Consejos para relajar el cuerpo durante la jornada laboral. Foto: Pexels @Karolina Grabowska

Para estirar las piernas, sostenerse sobre una superficie a la altura de nuestros brazos y tomar cada una con el brazo del lado que corresponde. Con ambos pies bien plantados, flexionar la rodilla a manera de levantar la pierna por detrás durante 15 segundos, tomándola por los tobillos. Repetir del otro lado. Luego, apoyándonos contra una pared, estiramos una pierna hacia el frente a manera de que caiga ligeramente nuestro peso y la otra permanezca flexionada; repetir del otro lado.

Así como nuestro cuerpo, el rostro también acumula tensión, por lo que de igual manera le viene muy bien masajearlo. Comienza desde la frente presionando tan fuerte como tu piel y músculos te lo permitan sin sentir dolor y masajea en círculos hacia las sienes y pómulos, y baja por completo hasta tu barbilla. Luego, para destensar aún más puedes hacer un divertido ejercicio de muecas: sonríe, estira y contrae los músculos de tu cara. ¿Sabes cómo puedes complementarlo? Mirándote a un espejo y riéndote de ti misma: la risa es el antiestresante más natural que hay.

Aflojar

Por último, una manera inusual pero divertida de liberar tensión es saltar y hacer lo que en teatro se llama fuga de energía. Si tienes un espacio a solas que te permita alocarte un poco, puedes realizar esta pequeña actividad. Es un ejercicio utilizado por actores para calmar nervios, aflojar el cuerpo y desinhibirse antes de salir a escena. Si bien nosotras no actuaremos, es perfecto para los momentos de mayor estrés.

Para llevarlo a cabo no hay reglas, simplemente salta, baila y haz todo el ruido que tu mente y cuerpo estén pidiendo, incluso alzando la voz. Muévete en todas direcciones, inhala y exhala con gemidos incluidos… todo lo que consideres que tu cuerpo necesite en ese momento, por al menos 20 segundos. Verás que regresas a tu sitio un poco más relajada y lista para continuar con tu trabajo.

Consejos para relajar el cuerpo durante la jornada laboral. Foto: Pexels @Andrea Piacquadio

En esta nota

  • ejercicio
  • meditación
  • respiración
  • salud

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Temas de interés e historias especiales para mujeres fuertes.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Lifestyle