Maquillaje

Maquillaje de ojos paso a paso; el tutorial para inexpertas

Con este paso a paso aprenderás a maquillarte los ojos de manera muy sencilla pero efectiva, logrando un resultado muy sobrio y casual. Dile adiós al ojo disparejo.

Por Itzel Olivares

-
¿Eres inexperta maquillando tus ojos? Aprende con este paso a paso

¿Eres inexperta maquillando tus ojos? Aprende con este paso a paso (Instagram)

Las inspiraciones de maquillaje que vemos nos alucinan y nos hacen desear probar todos los diseños que encontramos, pero a menudo sucede que no tenemos todos los productos, o bien tenemos los suficientes para poner manos a la obra, pero en cuanto se nos deforma una línea hecha en el párpado esas ganas de maquillarnos se esfuman. Si eres de esas chicas, no te preocupes, no estás sola: los pasos siguientes son más que sencillos y el resultado te encantará.

Prepara tus párpados

Limpia tu rostro

Asegúrate de que toda tu piel está libre de impurezas, polvo y grasa. Ten en cuenta que la piel transpira, por lo que continuamente sacará grasita. Si no tienes cuidado de limpiarla, al momento de usar las brochas en tu maquillaje pasarás de un lado a otro tus propios residuos naturales.

Selecciona las brochas

Para las principiantes, este paso es ineludible. Con las brochas indicadas sabrás qué efecto dar a tus ojos con cada tono de sombra. Elige brochas de buena calidad, ya que de lo contario soltarán sus pelitos cada vez que quieras realizar una aplicación. Existen brochas que sirven para múltiples efectos, así que para empezar puedes recurrir a una de esas.

Aplica primer en los párpados

El primer es el primer aliado al momento de maquillar los ojos. En ellos funciona al igual que como en el resto de la cara: prolonga la duración del pigmento, fija la sombra y, de paso, evita que ésta se quite o borre gracias a la grasa natural que emanamos. Aplica el primer con una brocha y difumínalo abarcando el párpado completo. Si observas que la cobertura del primer no es suficiente para tu párpado, un corrector líquido funciona muy bien como sustituto.

¿Eres inexperta maquillando tus ojos? Aprende con este paso a paso. Foto: Pexels @kinkate

Sella

Sellar quiere decir, en pocas palabras, que el primer necesita fijarse. Para sellar existen distintas opciones de polvos: polvo compacto, polvo traslúcido o una sombra cuyo color asemeje el tono del corrector que usaste, o bien de tu piel. Una vez que hayas aplicado primer o corrector, sin abrir tu párpado móvil aplica el polvo y difumina nuevamente esta área, incluyendo el párpado fijo. Esto evitará que se marquen las arrugas que se forman sobre el párpado móvil.

Aplicar tonos neutros

Identifica la cuenca de tu ojo

No todas tenemos las mismas medidas en el rostro, por lo que en el propio deberás identificar dónde empieza tu ojo, debajo del párpado fijo. Lo sabrás tocando muy suavemente y descubriendo dónde empieza el ojo propiamente, que es donde se forma un hoyo casi imperceptible. Esta zona es clave porque, según maquilles correcta o incorrectamente, el efecto que busques en las sombras hará ver más grandes o más pequeños tus ojos.

Elige colores neutros

No nos referimos al color que va a primar en el párpado, sino los colores que ayudarán a que se vea completo, con forma y relleno suficientes. Usualmente se utilizan varios tonos neutros antes de aplicar el color definitivo. Éstos son cercanos al color propio de la piel; un tono más oscuro que la piel, pero no exagerado, y un tono más claro, un iluminador que realce la mirada.

Aplica el color más oscuro

Comienza por el tono más oscuro y llévalo desde el final externo de tu ojo hacia dentro; esto es, del ángulo de fuera y como si se dirigiera al lagrimal pero sin llegar a él. Hazlo en movimientos de un lado a otro, como si se arrastrara la brocha, y posteriormente complementa con movimientos circulares muy discretos. Recuerda que debe aplicarse en la cuenca, por lo que el color quedará en la franja entre el párpado móvil y el fijo. Se formará un ángulo en tu párpado, dejando espacio sin color entre el centro del párpado móvil y el lagrimal.

Aplica el color iluminador

Para realzar la mirada, aplicarás un iluminador. Puede ser un tono mate mucho más claro, o bien una sombra metálica usada sin exceso, que cubra el área que no abarcó el tono más oscuro. Se aplica desde el centro del párpado móvil hacia el lagrimal, y posteriormente se difumina para suavizar los bordes que se forman cuando se aplica.

Aplica colores deseados

A partir de aquí, puedes combinar a gusto los colores. Es importante que, para lograr una buena forma de párpados y dar la ilusión de agrandar el ojo, apliques los colores en la cuenca. Sé creativa con la paleta de colores en tu maquillaje, pero considera que si no tienes mucha experiencia haciéndolo en ojos es mejor usar algunos neutros, a juego con tu color de piel, para evitar combinaciones poco exitosas. Por ejemplo: con los marrones, una vez realizado el paso 4, puedes aplicar colores ladrillo o naranjas de nuevo sobre la cuenca.

En esta nota

  • maquillaje
  • ojos
  • natural
  • paso a paso

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Temas de interés e historias especiales para mujeres fuertes.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Maquillaje