Natura

Exfoliante casero con miel y azúcar para dejar la piel tersa

Si no tienes productos especiales para una exfoliación, no te preocupes: usa estos ingredientes de tu cocina y conseguirás un exfoliante muy natural.

Por Itzel Olivares

-

Exfoliante casero con miel y azúcar para dejar la piel tersa (Pexels)

Si te sucede que vas al supermercado o a una tienda de belleza y buscas opciones para exfoliar tu rostro como parte de tu rutina, puede ser que, como yo, pienses dos cosas: ¿qué componentes tienen los exfoliantes y cuánto debo gastar en el producto para saber si vale la pena? Una buena noticia es que puedes hacer exfoliantes caseros y totalmente naturales a partir de los ingredientes que tienes en tu cocina.

Usualmente los exfoliantes se sirven de químicos o extractos naturales sumamente procesados para retirar las impurezas y todo lo que nuestra piel emana de los poros. Los remedios caseros suponen una alternativa muy eficiente al mismo tiempo que natural y menos dañina para la piel. Hay dos ingredientes que seguramente tienes en casa y puedes aprovechar al máximo no sólo para consumirlos sino también para sacarles el máximo provecho y como exfoliantes para rostro y aquellas zonas del cuerpo que necesitan hidratación.

Este exfoliante es muy sencillo: toma dos cucharadas de azúcar y mézclalas con dos cucharadas de miel de abeja. Es importante que sea natural puesto que la miel en su estado natural ayuda a regenerar células y a disminuir la irritación; De hecho, es muy común utilizar la miel de abeja como remedio casero cuando nos damos un golpe fuerte y se forma un chichón o tenemos alguna cortadura. Por esta razón la miel nos ayudará no sólo a que la piel esté suave sino que también ayudará regenera células y cierra los poros.

Exfoliante casero con miel y azúcar para dejar la piel tersa. Foto: Pexels.

Sugerimos que este remedio casero se aplique al momento de la ducha, ducharse ya que los poros se encontrarán en disposición de limpiarse y de recibir la exfoliación; por ende, la ducha de preferencia debe ser con agua de caliente. Una vez que se aplique la mezcla de miel con azúcar, es recomendable esperar algunos minutos para que la piel absorba los ingredientes: por lo general son de 5 a 10 minutos. 

Aplicar este remedio casero durante un baño dentro de la tina resulta benéfico para tu relajación: mientras espera tu rostro puedes aplicarlo en codos y otras zonas que consideres necesiten exfoliación. Aplica este remedio casero con tus manos y distribúyelo de manera uniforme y ascendente, masajeando en círculos; al dar el masaje estimulas la zona para que circule sangre y las células se activen. 

Para retirar la mezcla lo que debes hacer es poner jabón sobre tus manos y retirarla de la misma manera en que la aplicaste: es decir, continuando con masajes y el jabón de manera ascendente y formando círculos para masajear. Al retirar todo notarás enseguida un cambio en la textura de tu piel: estará más suave y tersa al mismo tiempo que habrá quitado impurezas. Funciona también para exfoliar cuando hay acné, sin embargo, debes saber que no es una solución definitiva, ya que te permitirá retirar el exceso de grasa pero no atacará cada poro lastimado de acné que tengas.

Exfoliante casero con miel y azúcar para dejar la piel tersa. Foto: Pexels.

Si no tienes miel de abeja, puedes utilizar simplemente el azúcar y esparcirlo por tu cara, pero necesitas un reemplazo para la miel; Para ello puedes utilizar jabón en gel, que sea espeso, o bien formar una pasta con el azúcar y agua integrando jabón de manera que la mezcla quede espesa. Es importante que quede en esa consistencia para que no se diluya y puedas dejarlo reposar unos minutos sobre la zona afectada.

Si lo que te falta es el azúcar, puedes sustituirlo por café reciclado, después de ocuparlo en tu cafetera. En este caso, no apliques miel; al momento de darte una ducha enjabona tu cuerpo o la zona que deseas exfoliar y posteriormente aplica el café. Al ser granos ten cuidado al momento me exfoliar tu piel con café, ya que algunos granos, dependiendo de la marca, tienden a ser más grandes que otros, por lo que entre mayor sea el tamaño del grano más podría lastimar tu piel. Es normal que después de exfoliar tu piel quede levemente rojiza. Por eso es importante que talles dependiendo de tu umbral del dolor y con la fuerza que tú consideres necesaria para tu propia piel.

Exfoliante casero con miel y azúcar para dejar la piel tersa. Foto: Pexels.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Temas de interés e historias especiales para mujeres fuertes.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Natura